lunes, 6 de septiembre de 2010

05/09/2010. Sisones

Bien, pues otra especie nueva que puedo mostrar. En mi búsqueda infructuosa, de momento, de chorlitos carambolos sigo apostando por un buen paramito en Iglesiarrubia. Si la sorpresa de hace unos días fue un grupo de alcaravanes, hoy han sido 5 sisones. Ya el año pasado detecté la especie en forma de cúmulo de plumas, restos de lo que quedaba de algún sisón muerto por un depredador (pinchando sobre la especie en la columna de la derecha podéis ver la entrada). Esta zona ya es conocida como "sisonera" de hace muchos años por la vieja guardia de la ornitología burgalesa, pero yo no había tenido la oportunidad de verlos aquí.
Me encontraba en medio del páramo cuando estos ejemplares han levantado el vuelo y se han posado en un pedregal. Gracias a que entre ellos y yo ha quedado un montón de estiércol, he podido acercarme decentemente, teniendo en cuenta lo reticentes que son estos pájaros a la presencia humana. Un par de fotos del lugar con 5 y 3 sisones, respectivamente.

Poco a poco han ido cambiando de zona y se han adentrado en una pradería donde la vegetación los iba cubriendo poco a poco y, confiando en su críptico plumaje, se han dejado acercar un poco más. Dos de ellos.

A ver si tengo suerte y se quedan por aquí unos días para poder intentar hacer alguna foto mejor. Cuando volaron me dió tiempo a realizar alguna imagen. En la primera el detalle del vuelo de uno de ellos y, en la segunda, el grupo entero.

Esta siguiente foto es del día de ayer, que también pasé por la zona con mucho menor éxito. Es la prima mayor de los sisones, una solitaria avutarda.

Esta juvenil cogujada común se amonó (dícise en mi pueblo del gesto de agacharse, acuclillarse o acurrucarse con el fin de pasar desapercibido) a mi paso tratando de que no la viera. La imagen es el mejor testigo de que no lo consiguió.

Esta alondra común fue menos sutil pero también aguantó. Otro habitante del páramo.

Como dato, levanté un gran (para las fechas) grupo de calandrias de unos 200 ejemplares. Esta visión hizo que sintiera un escalofrío en la espalda ya que me recordó a las duras jornadas invernales.
A lo lejos pasó una culebreram y sigo viendo abejarucos.
Día de muchísimo calor con 31ºC a las 14:00 horas, completamente inusual en nuestra provincia en estas fechas. Nada más.

2 comentarios:

Jesús Del Valle dijo...

Imagino tiraste de lejos..con lo dificil que es acercarse a estos oteadores de cuello largo como un periscopio. Muy interesante de verdad.

Alfonso Rodrigo dijo...

Lejos, bastante lejos, sobre todo en las primeras fotos. Luego ya logré irme acercando... Pero enfocar a estos bichos sobre una tierra que es de su mismo color, también es difícil...

Quien soy yo

Mi foto
e-mail: lanius26@yahoo.es

Archivo del blog