miércoles, 15 de diciembre de 2010

Águila real joven

Hace unos días fotografié un joven de águila real posado sobre un montículo de piedras al acecho de unos vivares de conejos. No voy a decir la localidad porque es un lugar que frecuenta el pájaro y quiero evitarle todas las molestias del mundo, además, es de fácil acceso y está junto a un pueblo.
Antes de verlo a él observé el revuelo de córvidos que había a su alrededor. Una pareja de cuervos, otra de urracas y varias cornejas, le hacía picados para intentar que dejara el lugar y avisar, con sus graznidos, de su presencia. Pero ese oteadero es todo un privilegio y un pájaro de la majestuosidad del que nos ocupa no se va a dejar intimidar por unos pajarracos como dichos córvidos.
Estaba a unos 400 metros de mi posición y dejó que me acercara hasta los 200 más o menos. Esto, supongo, demostraba la poca experiencia del animal ya que se trata de un jovenzuelo nacido este mismo año, es decir, apenas hace unos meses. Este será su invierno más duro por tratarse del primero. Solitario y muerto de hambre, su obsesión será llevarse cualquier cosa al pico. Seguro que no hubiera desperdiciado a ninguno de los pájaros negros que se arrimaban a él de vez en cuando, si tuviera la oportunidad de pillar a alguno desprevenido.
Tras casi 20 minutos de observación decidió levantar el vuelo y se hizo el silencio en el valle...
Tuve la suerte de que me pasara por encima y así poder retratarlo un poquito más cerca. Los córvidos, después del silencio inicial y cuando ya habían comprobado que la distancia era suficiente como para no correr peligro, lo siguieron para irlo marcando, para que todas las presas del aguilón, del ganso para abajo y del corzo para abajo en cuanto a tamaño, supieran que el mayor cazador alado de nuestro país rondaba la vega del Arlanza burgalés.

Para despedirse de mí, me clavó su mirada como diciendo: "ahí te quedas, que el libre soy yo". Y después de ponerse entre el sol y mi cámara y remontar la vertical con un enorme cicleo, desapareció rumbo a otro cazadero.

7 comentarios:

israkinta dijo...

Vaya espectáculo...

Rubén dijo...

Enhorabuena por las tomas!!

Ángel Ruiz Elizalde dijo...

Buena observación y fotos, Alfonso. Enhorabuena. Saludos...

Ernesto Villodas dijo...

Uau, como mola!!

Ojo lince dijo...

¡Espectacular el encuentro y las fotos! Afortunado tú que pudiste disfrutarlo.
Le deseamos la mejor suerte, al jovenzuelo.
Saludos desde Pucela.

Jesús Del Valle dijo...

Pues eso, yo tambien le deseo buena suerte...que no le pase a un cazador desaprensivo tan cerca como a tí.Es una belleza en esa edad, con esas manchas blancas, bellísimo!

blogavante dijo...

!que maravilla! Te visito a menudo, no solo por la información tan buena, sino porque son tierras que yo visito con frecuencia y me imagino cada punto de observación. Saludos

Quien soy yo

Mi foto
e-mail: lanius26@yahoo.es

Archivo del blog